Lucia y sexo

Lucía es una fan enamorada locamente de Lorenzo, a quien se declara, sin conocer personalmente, pero por quien se siente fascinada debido a la influencia que ejerce sobre ella su primera novela. Así pues, se establece una relación entre el emisor de una ficción y el receptor de ésta, Lucia, quien encarna el papel de un personaje necesitado e influido por la ficción.

Lucía y el Sexo (Banda Sonora Original) by Alberto Iglesias on Spotify

Así es como se pone de manifiesto el discurso del director y guionista: De esta ideal principal tan interesante, pero en parte malograda por la falta de concisión, se desprende otro concepto, estrechamente vinculado al anterior, muy sugerente. Me refiero a los momentos en que Belén le cuenta a Lorenzo sus solitarias aventuras sexuales, que le sirven a Lorenzo como materia prima. Medem ha creado un mecanismo que le sirve para unir no sólo las diferentes historias, sino también los diferentes mundos de la realidad y la ficción, el de los agujeros.

A lo largo de la trayectoria de Medem, estos agujeros han servido como puertas que, a través de una cinematografía poética, se abren a mundos alternativos, alejados de la percepción real o convencional: Se podría objetar que en la contemporaneidad, la forma tradicional de narrar escritura o filmación ha aceptado entre sus cualidades constitutivas la fragmentación en tanto que se preserve una lectura secuencial. Es decir, que al reconstruir la narrativa el espectador pueda ordenar los eventos. De esta forma, se le impone al espectador una experiencia no secuencial.

Cuando en Lucía y el sexo los personajes se caen por los agujeros, la historia y el destino de los personajes mismos comienzan, en cierto sentido, de nuevo.

More by Alberto Iglesias

Lorenzo se lo explica así a Elena: La primera ventaja es que cuando llega al final no se acaba, sino que se cae por un agujero y el cuento reaparece en mitad del cuento. La película acaba repitiendo las palabras de Lorenzo: De nuevo, lo onírico y surreal se mezclan en la trama con lo real de tal forma que la clara demarcación pierde su sentido.

En ella, la trama de la película se construye a partir de la alternancia de visión de los dos amantes, Ana y Otto. La enajenación, la duda y el simulacro - estructuras del sinsentido- confluyen en las películas de Medem hasta producir sentimientos esquizofrénicos en el espectador. En este sentido, la esquizofrenia y el proceso creativo parecen correr en paralelo.

Consecuentemente sufre las mismas alucinaciones. Sin duda, la estética esquizofrénica de Lucía y el sexo deja al espectador con la incertidumbre arraigada en su memoria. Lo que quiere Medem es embaucarnos y someternos al deleite de su poética esquizofrénica. Una de las manifestaciones de la desterritorialización se produce al atravesar las fronteras entre lo virtual y lo actual. El arte esquizofrénico deconstruye la ilusión de lo real y presenta una especie de reconstrucción fantasmal. Patrick L. Dulin sobre el tema. En general, las diferentes mujeres que pueblan Lucia y el sexo representan diferentes tipos de sexualidad, amor y rol.

Elena representa la ternura maternal ella cuida de todos los personajes , Lucía el apoyo y la comprensión, y Belén la energía sexual en estado puro. Aquí, el sexo como lascivia conduce a la destrucción. Elena le pone dicho nombre en recuerdo de la noche en la que fue concebida, pero su nombre también la conecta directamente al sistema solar de Lorenzo. En primer lugar, al asumir la identidad maltesa del personaje de Lorenzo pero, principalmente por su constante identificación con Belén y por la confusión visual entre ambos.

Esta identificación se extiende, para el espectador cuando Lucía, ya en la isla, mira disimuladamente, desde la aparente distancia de su lectura, el reclamo sexual de Elena a Carlos. La cursiva es nuestra. Con Lucía y el sexo, Medem permite que esto suceda explícitamente y dentro del marco de la trama. Si Los amantes del círculo polar terminaba para el espectador con la muerte física de Ana, en Lucía y el sexo Elena puede empezar de nuevo con su hija, y Lorenzo con Lucía.

Ofertas especiales y promociones

Lorenzo ha estado evitando el contacto con ella y cansada de dejarle recados le dice a la secretaria: Os voy a dejar una pista a los dos: Obras citadas Baudrillard, Jean. Simulacra and Simulation. Sheila Faria Glaser. Ann Arbor: U of Michigan P, Deleuze, Gilles y Felix Guattari. Capitalism and Schizophrenia, Minesota: University of Minesota P, Domínguez-García, Javier.

Routledge, Foucault, Michael, Mental Illness and Psychology.

Lucia y el sexo - Lucia and Carlos sexy short clip

Alan Sheridan, Nueva York: Harper and Row, Theoretical Debates and Cultural Practices. Jo Labanyi, Oxford: Oxford UP, Shakespeare, Greenaway, Celine. Leamington Spa: Berg P, Hainge, Bran Nicol, Edinburgh: Edinburgh UP, Essays on Postmodern Culture, Ed. Hal Foster, Seattle: Bay P, El azar como forma de contar. Medem, Julio. Lucía y el sexo: Ocho y medio.

Alberto Iglesias Sinopsis: Lucía Paz Vega huye de su vida en Madrid y se traslada, desesperada, a una lejana isla. Quiere, sobre todo, empezar de nuevo. Una llamada intempestiva convence a Lucía de que Lorenzo ha muerto y la joven huye de la ciudad para refugiarse en su soledad, rodeada de mar.

En la isla conoce a Elena Najwa Nimri y a Carlos Daniel Freire , una pareja que tiene un pequeño hostal donde ella va a vivir.

Menú de navegación

Lucía no sospecha que Elena ha mantenido contacto por Internet con Lorenzo y que fue ella la primera que empezó a leer la nueva novela de su novio. Todo ello, claro, sin olvidar los sentimientos: Todos estos elementos vuelven a encontrarse aquí, en este extraordinario buceo por lo improbable que es Lucía y el sexo. En la historia cruzada de Lucía Vega:


  • singles en valencia.
  • Lucía y el sexo?
  • eltiempo en conil.
  • Película Lucía y el sexo - crítica Lucía y el sexo;